Heatmap, que es y como aplicarlo para tu web

Muchas de las técnicas y metodologías analíticas más avanzadas, con las que solo podías soñar hace unos años, están hoy en día a nuestra disposición a tan solo un clic de distancia.

Los heatmaps o mapas de calor son un claro ejemplo de esto, pero también puedes disfrutar de tests y grabaciones de sesiones de usuario, encuestas de satisfacción o complejos test multivariante. Esto representa una auténtica mejora de la analítica digital y un paso de gigante para cualquier propietario de un sitio web que tenga ganas de optimizarlo.

De entre todas las mencionadas, los mapas de calor web son una de las técnicas más destacadas no solo porque ya están al alcance de cualquier persona sino porque son razonablemente sencillos de interpretar. Se trata de elementos muy visuales que nos establecen eficazmente posibles focos de visión para nuestras webs.

Qué es un heatmap y qu epodemos hacer con el

Un heatmap es una representación gráfica de un elemento que se utiliza para reflejar niveles de actividad mediante colores. Normalmente, el rojo representa a los valores altos y el azul el más bajo. Los valores intermedios se reflejan con los colores que separan al rojo y azul en el espectro de luz: naranja, amarillo y verde, en este orden de prioridad.

Al tratarse de un recurso tan visual y contar con una representación colorimétrica tan natural y comprensible para cualquiera (las zonas calientes se muestran en rojo y las frías en azul) se usa en muchas disciplinas.

Por ejemplo, aquí podemos ver uno de los casos más clásicos, un mapa de la temperatura media en España:

Este heatmap revela, una zona de alta temperatura en los espacios en rojo, asi mismo como en costas las zonas bajan a azul y verde. La leyenda de colores nos ayuda a interpretar fácilmente los datos.

En analítica web y digital, los heatmaps también son una herramienta muy útil. Se utilizan para estudiar el comportamiento de los usuarios en sitios web y en apps. Más que nada nos es útil para poder verificar sus patrones de movimiento.

En estos casos, el objetivo suele ser optimizar esos espacios donde el usuario hace mayormente los clics o bien donde sitúa más el mouse para poder indicarle algún contenido en específico o bien orientar en estos espacios nuestras publicidades.

Como podemos ver los heatmaps, son exactamente iguales a los que están orientados a mapas territoriales, con la diferenciación de que estos se centran en donde el usuario mantiene su mouse o hace clic, incluso tenemos alguna opción para identificar donde centran la mirada, de los cuales hablaremos más adelante.

Tipos de heatmap para sitios web

En lo que a sitios web se refiere, existen cuatro tipos de heatmaps que se usan habitualmente en estrategias de análisis. Si bien el primero es caro y complejo de realizar, el resto son muy frecuentes y se pueden desarrollar de forma masiva sin problema alguno.

Heatmap con detección de movimiento ocular o eye tracking

Estos mapas son uno de los clásicos y también uno de los más difíciles de reproducir fuera de un laboratorio, ya que consisten en hacer un seguimiento del ojo del usuario para descubrir el patrón de su movimiento al visualizar tu web.

Se realizan mediante un equipo específico que simula unos lentes, como los de 3D de un cine, por lo que requiere tener acceso directo al usuario y un entorno controlado para el experimento. Además, solo se puede realizar de uno en uno, dependiendo del número de lentes y cubículos disponibles.

Este tipo de mapa se hizo muy popular para el público, en los primeros años de su creación, y su usual primer gran trabajo fue el de mostrar la importancia de los primeros puestos en los resultados de buscadores. Se indicaba un patrón de lectura con forma de F en el que los primeros 3 puestos de las búsquedas se veían favorecidos por esta investigación.

Esto se sigue viendo hoy en día, quizás con algunas variantes, pero mayoritariamente se encuentra de esta forma.

Updated on 17 agosto, 2022

Related Articles